Skip to content

¡Oh! ¡Cuánta emoción!

29 agosto, 2013

Los seres humanos somos todoooooo emoción….

No voy a entrar en la emoción que prevalece en el mundo económico porque todos lo sabemos.

Ahora ya ni disimulan.

Han implantado sin pudor en la sociedad la emoción más potente a aplicar : El MIEDO, LA DOCTRINA DEL SHOCK

Pero al tiempo, están consiguiendo que cada vez mas y mas de nosotros perdamos el miedo, no solo a la inseguridad económica, sino… a la vida.

¿Y si caigo qué es la vida? Por perdida ya la dí, cuando el yugo del esclavo, como un bravo sacudí… decía Espronceda.

Nuestra vista se vuelve entonces a la otra gran emoción, la que da sentido precisamente al hecho de estar vivos: EL AMOR

Krishnamurti en 1986, el año de su muerte  con 90 años, habla en este vídeo sobre como EL MIEDO DESTRUYE EL AMOR

Resumo… o lo intento, porque ya era tan mayor que se pasa medio vídeo invitando a participar y riñendo porque no lo hacían, pero cuando pregunta la hora no era capaz de entender lo que le decían… estaba sordo, jajja. Aún  así, mantenía el hilo de su discurso perfectamente.

  • Somos lo que somos ahora: nuestra ambición, nuestros celos…
  • Todo es energía: No hay existencia sin energía
  • El pensamiento crea energía para hacer cosas, desde el cohete para ir a la luna hasta la necesaria para ir a la oficina. El pensamiento ha planificado esta sociedad y la ha dividido en países, sistemas políticos.
  • El principio del pensamiento es la experiencia y el conocimiento acumulados en el cerebro. Como la experiencia es limitada, el pensamiento también es limitado.
  • Todo ser humano en la tierra sufre, tiene inseguridad, riñas. Por tanto no somos un alma separada, esto es compartido, en grupo.
  • El pensamiento ha creado el miedo: al pasado, al futuro, a la inseguridad económica, a la soledad… siempre se depende de alguien porque somos personas temerosas y queremos seguridad. Nadie puede vivir por sí solo. Necesitamos amigos, alguien que nos ayude.
  • Tiempo y pensamiento son los factores del miedo: el tiempo es el pasado, el futuro. Y también tenemos tiempo interno: Soy esto pero seré aquello, he sido…
  • La conciencia se compone de su contenido: pensamientos, miedos, soledad…
  • Siempre que existe el miedo, “lo otro” no puede existir. “Lo otro”, es amor.
  • Si hay apego, no puede existir amor.
  • ¿Qué es la muerte? ¿qué es la vida?
  • La vida es toda esa insensatez: conocimiento, lucha, deseos. Acciones que producen reacciones: el sufrimiento y el dolor
  • En la muerte todo se nos es quitado: nuestro dinero, nuestros hijos…Todo desaparecido. Uno no tiene a nadie, a nada. Ni nuestros apegos ni nuestro deseo de consuelo.
  • La muerte es tan importante como el vivir. Vivir es morir.
  • Es de una belleza y fuerza extraordinarias: Tiene una gran inmensidad estar muriendo a cada instante, no estar apegados a nada: NADA
  • Hay en ello una vitalidad y energía tremendas. Nada existe que pueda temer. Este hecho tan simple tiene inmensas implicaciones: Cada día es un nuevo día. Cada día uno nace y muere.
  • Los pensamientos son limitados y nuestro cerebro ha sido fuertemente condicionado por la tradición, la cultura.
  • El amor y la muerte marchan juntos: la muerte dice ¡desapégate! y el amor solo puede existir cuando hay libertad. CUANDO EXISTE EL SENTIR LA ENORME FUERZA, LA VITALIDAD, LA ENERGÍA DE LA COMPLETA LIBERTAD.

Pero mientras llegamos a ese grado de “desapego”, ¿qué hacemos con todas las emociones que nos poseen? Con nuestra rabia, nuestra frustación, nuestra envidia… o nuestra euforia?

¿Qué son las emociones y cómo actúan en nosotros?

Marco Aurélio Bilibio

Marco Aurélio Bilibio, psicólogo brasileño, define las emociones como una experiencia íntima.

En el siguiente vídeo, Marco Aurélio Bilibio da unas pautas prácticas y concretas para “manejar” las emociones y desintoxicarse de las emociones venenosas.

Intentaré también resumirlo, pero en este caso aconsejo verlo entero, porque aunque no se sepa portugués (como es mi caso), se entiende bastante bien y oirle hablar “brasileiro”, tan dulce, provoca una emoción de “amorosidade”

Comienza agrupando las emociones en familias:

  • De Acogimiento (amor, amistad, deseo sexual, simpatía..). Son sentimientos fundamentales para la supervivencia.
  • De Confrontación (miedo, rabia, ansiedad…)
  • De Comparación (orgullo, envidia, inferioridad…)
  • De Pérdida (desesperación, abandono, luto)
  • De Plenitud (quietud, paz, reconocimiento de existir, generosidad)

Cuando surge una respuesta emocional en nuestra conciencia, esta es la síntesis de nuestra historia. Integra en una respuesta fisiológica todo un sistema de significados, de experiencias.

La emoción es el aspecto mas central de la experiencia del Yo, porque no responde a lo que se piensa sino que responde a lo que se cree en lo mas profundo, es un sentimiento paralelo.

Utiliza también el concepto de la filosofía oriental de que “el universo es energía”. El mundo material sería una dimensión de la energía, el mental  y el emocional, otras dimensiones diferentes.

De acuerdo con esta visión, la emoción vibra entre el pensar y el hacer. Lo que llega del cuerpo a la mente pasa por el colorido de la emoción y viceversa. De forma que dependiendo de como nuestro sistema emocional esté constituído, interfiere tanto en nuestra concepción de las cosas como en las conclusiones de nuestras experiencias o en  las preferencias intelectuales.

Una característica de la vida emocional es que como todo el universo, funciona y actúa sobre nosotros como un flujo.

En condiciones normales, una experiencia emocional va a tener un inicio, un punto álgido, un decrecimiento… y al final va a ser asumida por nuestra conciencia, lo mismo si es muy dolorosa como si es muy buena. Si es muy buena, que acabe puede traer una frustración.

Detrás de la intensidad y la fuerza de la reacción de esa emoción, está la lectura que se haga por cada uno, dependiendo no solo de la lectura racional, sino del código de creencias y los valores que se posean.

El nivel de salud de una persona está relacionado con el flujo de su conciencia transitando por todos los aspectos de su experiencia. Si se producen cortes en la conciencia y estos son cada vez mas intensos para que la persona se proteja de la vida, si no se resuelve a tiempo, puede llegar a interferir profundamente en la vida de una persona.

Por detrás de nuestras emociones, hay necesidades: de seguridad, de afecto, del propio valor… Cuando sufrimos, una necesidad básica nuestra fue agredida.

Una parte muy importante del trabajo de la emoción está en aprender a identificar cual es la necesidad que está detrás.

Cuando cualquier emoción no es tratada y reconocida con sensibilidad, cuando el sistema de diálogo no respeta los sentimientos como una parte de la experiencia, inevitablemente se distorsiona el desarrollo de las personas. No solo se causa un profundo sufrimiento al individuo, sino que se desorganizan las relaciones y se desorganiza la sociedad. Para cambiar el sistema de relación imperante enfocado a lo que la persona “debería ser” y de “expectativas sociales”, es necesario hacer hincapié en la necesidad de diálogo.

(Dedica un buen tiempo a explicar la diferencia entre el ser humano natural y el ser humano espiritual, pero voy a dejarlo sin transcribir)

HABILIDADES PARA DESINTOXICARSE DE LAS EMOCIONES VENENOSAS

1ª HABILIDAD: CONCIENCIA DE LA PROPIA EXPERIENCIA, de lo que se está sintiendo en ese instante, estar en contacto con ello.  Todo ser humano posee esta habilidad, aunque ha podido ser perjudicada por ciertos procesos de educación o ciertos juegos del ego que vivimos.

Basta apenas querer, para ligarse a ese proceso de auto-observación y comenzar a tener un conocimiento cada vez mas íntimo de todos los flujos emocionales. Normalmente no nos preocupamos, lo que suele ser importante  para nosotros es vivir las cosas según vienen.

Esta habilidad es la puerta de entrada del autoconocimiento. Es el refinamiento de la sensibilidad de lo que pasa aquí y ahora. Sin esta gran habilidad no se puede hacer nada. Por eso, todos los caminos de la espiritualidad están focalizados en la auto-observación.

La auto-observación puede crecer diariamente en nosotros, solo observando los flujos de los pensamientos.

2ª HABILIDAD: DAR SIGNIFICADO A LA EXPERIENCIA. Lo que he percibido debe ser poder leído de una forma clara o suficiente para que nuestra respuesta al mundo pueda ser una respuesta auténtica y que funcione.

En los casos de frustración o rabia en los que otra persona esté envuelta y en los que la solución del problema depende de la comunicación, la capacidad de comprender el significado de lo que ocurre es esencial, especialmente identificando las necesidades agredidas que hay detrás, para evitar lo fácil, que es colocar al otro como enemigo causante de mi sufrimiento.

3ª HABILIDAD: CÓMO COMUNICARSE PARA RESOLVER EL CONFLICTO. La tendencia natural es la agresión en los casos de rabia, de miedo. La agresión es buscar elegir el enemigo fuera. No es constructiva, porque solo tiende a provocar la misma cosa en el otro.

Pero cuando la comunicación viene a colocar la situación en términos de como una persona se siente con aquello, lo que la situación está significando, esto puede humanizar la conciencia del oponente y humanizar el encuentro.

Asumir la autoresponsabilidad de lo que pasa. Alguien provoca en mí, rabia…: El que sufre tiene responsabilidad sobre su campo mental. No significa minimizar la responsabilidad del otro, pero no transformar al otro en tu enemigo porque eso significaría la guerra, que puede durar hasta el fin de la vida. Si solo hay un proceso de acusación mutua, ya no hay mas escucha, se acabó.

El proceso debe ser: “Asumo lo que siento, entiendo lo que significa para mí y puedo comunicarlo como coautor del conflicto en una postura constructiva”

4ª HABILIDAD: EL ACCIONAR NO COMPULSIVO, porque el accionar compulsivo aniquila la conciencia, es imposible la auto-observación, es pura reacción. No se puede utilizar la experiencia del sufrimiento porque va a perpetuar un estado de confrontación.

Darse tiempo… intentar tener la conciencia despierta en medio de una reacción de defensa para dar tiempo a que sea otra instancia de la experiencia que no sea la emoción sino la conciencia de lo que te pasa la que guie tu reacción.

cielo

Para algunos temperamentos es casi imposible. No hay problema cuando eso ocurre. El problema es que eso se convierta en un hábito y lo único que hagamos sea una represión de las emociones (que Freud estudió) y que provocan un efecto destructivo en el sistema, porque hay una energía paralizada: Viene la agresión y se libera. Si la única cosa que la persona consigue hacer es cortar el flujo, esa energía va a desconectar y va a pasar por todos lados. La represión no puede ser un modo de liberar la emoción jamás. La mejor manera de liberar la emoción es que el flujo se cumpla.

Utilizando las habilidades anteriores se consigue que ese flujo se cumpla de una forma transmutada, allí, en el ahora. Y si la comunicación tiene escucha por el otro lado, el sufrimiento se puede transformar en un encuentro. Incluso si no se consigue el encuentro, hay que tener mucho cuidado con la canalización de ese flujo emocional, porque por lo menos uno sale vivo: Uno mismo.

Si no fue posible el encuentro, hay muchas maneras de canalizar esa emoción. El ARTE es una fantástica creación del espíritu humano que transforma en una obra estética una experiencia sentida y que cuando esa experiencia tiene que ver con las emociones tóxicas, la obra se transforma en la transmutación.

Cuando la emoción es tan fuerte y tan dolorosa que no se puede hacer nada, quizá lo mejor sea dejar el fuego. Sí, dejar el fuego… Por una cuestión de autopreservación muchas veces se necesita conscientemente distraerse. Esto debe hacerse con conciencia. Para liberarse del sufrimiento… CORTA. Pero si corta y corta y corta, al final desconecta de la experiencia honesta afectando a su sistema de salud. Es distinto si esto se hace con conciencia, porque si ese efecto se produce como forma de fuga, vas a dejar el asunto no resuelto y cuando vuelvas a encontrar a la persona vas a encontrar lo mismo.

Saber tomar distancia no significa abandonar al otro, al contrario, ahora vas a disponer de equilibrio, de otras energías para poder solucionar el tema no resuelto, entender lo que pasó, lo que te hizo sentir… Es importantísima la habilidad de poder ver la postura del otro. Si tienes conciencia de como va el flujo emocional, si asumes que es un trabajo que haces con sentimiento, sabes que en algún momento vas a tener que hacer el difícil trabajo de transitar desde tu óptica a la óptica del otro. Es una tarea difícil, pero sin esa capacidad es más difícil humanizar el encuentro. Porque el encuentro solo ocurre cuando hay comprensión mutua.

Por lo tanto, las soluciones son, en primer lugar, reflexionar sobre lo que pasó con el objetivo de tener un sentimiento claro del efecto y sacar una conclusión posterior.

Otra solución es hacer un trabajo de desintoxicación en el mismo momento en que surge la emoción. Esta es mucho mas complicada porque depende del nivel de familiaridad que se tiene con los procesos internos y de las habilidades… de PERCEPCIÓN sobre todo.  Si tienes la habilidad suficiente puedes ver como surge. Lo más difícil es que vas a necesitar estar con la emoción, administrar la emoción, entrar en ella… Si ves una nube negra en el horizonte, da la impresión de que aquello es una masa que asusta, pero si fueses en un avión y atravesases la nube, verías que solo es vacío. Aquello que parece tan real y tan concreto desde fuera, es vacío dentro. La experiencia da energía a la emoción si consigues entrar en ella, estar en contacto con ella, consciente de que la emoción es energía dentro de tí. Si la conciencia está despierta, en contacto con la emoción, ella sola se va transformando.

Si existe conciencia de que eres un huésped dentro de tí y la conciencia está despierta y el “hospedero” no se va, se puede cumplir el flujo. Tú y tu alojador se convierten en una sola cosa y la energía que llega, transforma tu casa. La emoción solo se apropia de la conciencia cuando esta se apagó.

Se puede hacer el trabajo ANTES, creando un ambiente, un campo donde no haya lugar para el surgimiento de las emociones venenosas. Los tibetanos llaman a esto el antídoto: Si tú percibes una tendencia a la perturbación en algún tema en tu mente, debes concentrarte en el tema opuesto. Para cada experiencia de dolor, nuestras habilidades precisan encontrar el tema opuesto. Por ejemplo, la envidia: sufrimiento que tengo porque el otro tiene algo que yo no tengo. Si sientes envidia, sería bueno concentrarse en pensamientos tales como que todos los humanos buscamos la misma felicidad, que yo tengo todo el derecho de desear vivir todo lo que el otro vive y el otro tiene todo el derecho de vivir todo lo que vive. Yo podría ayudar a los otros a buscar su felicidad como a mí me gustaría que me ayudasen a mí…. Puede ser que así no se neutralize la experiencia de la envidia, pero uno está buscando la manera de ver.

Esto, mas o menos, nos cuenta Marco Aurélio Bilibio en el vídeo… ¡qué no es poco!

Acabaré con unas famosas relexiones de nuestro Krishnamurti sobre la guerra:

  • “La guerra es la proyección espectacular y sangrienta de nuestra vida
  • diaria.”
  • “La guerra es una mera expresión externa de nuestro estado interno, una
  • amplificación de nuestra actividad diaria.”
  • “Vosotros y yo somos responsables de la guerra”.
  • “Vosotros y yo podemos ver qué es lo que engendra las guerras, y si nos
  • interesa detenerlas, podemos empezar a transformarnos a nosotros mismos, que somos las causas de la guerra.”
  • “Si cambiamos en nuestra vida de relación, la sociedad cambia”.
  • “Sólo puede haber acción verdadera cuando hay verdadero pensar; y no hay verdadero pensar cuando no hay el conocimiento propio. Si no os
  • conocéis a vosotros mismos, no hay paz.”
  • “Si os dais cuenta del sufrimiento, si veis la urgencia de la acción inmediata y no la aplazáis, entonces os transformaréis; y la paz vendrá tan sólo cuando vosotros mismos seáis pacíficos, cuando vosotros mismos estéis en paz con vuestro prójimo.”

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: