Skip to content

Estado del arte del mundo: El Arcano XII

26 mayo, 2012

Sallie Nichols en su libro “Jung y el Tarot. Un viaje arquetípico”  hace una interpretación de los Arcanos del Tarot bajo el punto de vista de la psicología junguiana.

La lectura del Tarot nunca es (o debe ser) predictiva, sino proyectiva (cada persona ve cosas diferentes cuando se nos pregunta que vemos en una carta concreta, siempre llena de símbolos y matices)

Las reflexiones de Sallie Nichols sobre el Arcano XII- El Colgado son, para mí, casi una meditación sobre el estado de ánimo – desánimo que vivimos y a la vez ofrece perspectivas interesantes para afrontar situaciones difíciles:

“Acepta el desafío y el sacrificio de mirar el mundo cabeza abajo y obtendrás una visión diferente y reveladora”


El Arcano XII- LE PENDU

“En la carta, se puede ver a un hombre joven colgado boca abajo, atado por un pie a un patíbulo que se sostiene sobre dos árboles truncados, cada uno de los cuales presenta las huellas de seis ramas podadas…”

” Con el pie que le queda libre, seguramente habrá luchado todo lo posible por liberarse, dando inútiles patadas contra su destino. Se habrá sentido profundamente engañado, impaciente, con ganas de ponerse en pie y ser capaz una vez más de tener la cabeza sobre sus hombros, así como de pisar firmemente el suelo como pretende. Ha de haber sufrido mucho antes de conseguir el grado de aceptación y de descanso casi agradable que muestra la imagen. Podemos imaginar fácilmente con qué fuerza y furor luchó este joven”

“Nosotros también creemos que este trance es inaceptable y humillante. Se nos hace difícil ver su cabeza, sede del pensamiento racional, así rebajada, y nos gustaría liberar sus piernas ligadas de modo que fuera capaz de emprender nuevas empresas”

“A la costumbre de colgar a alguien por los pies se le llamaba antiguamente«desconcertar». Hoy en día «desconcertar» significa además «frustrar, confundir, desbaratar». Ciertamente el joven aquí representado se siente confuso en el más amplio sentido de la palabra. Está soportando cierto tipo de crucifixión”

“Vemos a nuestro héroe aquí suspendido entre los dos polos gemelos de la existencia: nacimiento y muerte.Todos hemos sentido la soledad y el desamparo de sentirnos colgados sobre el abismo eterno.Este terrible aislamiento, o prueba de paciencia, juega un papel muy importante en todos los ritos iniciáticos. Algunas veces, por ejemplo, se obliga al iniciado a pasar la noche solo dentro de una cueva oscura del bosque. En ella, se ve obligado a enfrentarse y soportar una posible muerte física sin más ayuda que su propia fortaleza interior y su habilidad. Al hacer frente a este momento, el joven se ve obligado a encontrar un nuevo centro, que hasta ahora tenía oculto dentro de sí mismo. Si sobrevive a esta experiencia, emerge de la cueva como un recién nacido, en prueba de lo cual, dándole un nuevo nombre, se le acepta como adulto en la comunidad”

“Una iniciación de este tipo puede producirse en varios momentos de nuestra vida, generalmente cuando se alcanza una cierta fase de nuestra existencia y la vida exige una transición a nuevos caminos. Es un momento horrible, pues hemos de abandonar las costumbres probadas y experimentadas para confiarnos a modos de vida desconocidos y nunca vistos. Esto exige sacrificio y coraje. Todos hemos pasado períodos en nuestra vida,  en los que nos hemos sentido «colgados» por las circunstancias; tiempos en los que los antiguos modelos de comportamiento no nos servían, como si la vida nos quitara la alfombra de debajo de los pies, haciendo que nos sintamos tambaleantes entre dos mundos y con la única posibilidad de esperar y rezar. En estas ocasiones nos sentimos traicionados por la vida, humillados y desposeídos de todo orgullo así como de nuestra persona (el disfraz o máscara que nos ponemos en público para proteger del mundo nuestra parte secreta)”

“Cada vez que, como el Rey Lear, pretendemos mantener la cabeza por encima de la vulgaridad, evitando el «olor de mortalidad» con todos los conflictos y sufrimientos inherentes a la vida ordinaria, el Destino nos prueba dándonos en las narices con todo lo que habíamos despreciado”

“Nosotros, como el Colgado, hemos sido desconectados de nuestras raíces. Tenemos la necesidad de descender para conectar de nuevo con nuestros orígenes en la historia y en la naturaleza. El motivo del sacrificio y el desmembramiento, oculto tras los muñones rojos de los podados árboles, se repite en las piernas rojas y en la parte alta de los brazos, también roja, de la figura pendiente, lo cual nos sugiere que él también debe dar su sangre, debe sacrificar sus antiguos modos de actuar y de comprender”

“El Colgado es una víctima del Destino que está a merced de los dioses. Está tan desamparado como los animales, pero con una diferencia: tiene la oportunidad de aceptar su destino de manera consciente e indagar su significado, mientras que los animales, como mucho, pueden soportar su suerte. Cada vez que nos encontramos en la posición del Colgado nos es útil, no sólo explorar las actitudes conscientes con las cuales la vida está tratando de descolocarnos y preocuparnos, sino también gustar el sabor de esa nueva experiencia”

“Muchos adultos, especialmente los de Occidente, se sienten asustados por la sola contemplación de esta postura colgante. Parece ser que a todos los niños, aún de culturas y climas diferentes, les gusta dar vueltas en el tiovivo y sentirse colgados de los tobillos”

“El estar colgado sobre el limbo es una posición llena de ambigüedades: por un lado cuelga uno a precario sobre el abismo pero, visto desde otra perspectiva, se le ha impedido caer al fondo del barranco. Está uno externamente inmovilizado, pero en el fondo de sí mismo siente un baile de liberación”

“Todos conocemos por experiencia cómo, enfrentados con la realidad última, todo lo que tenemos, las posesiones de la vida, nos parecen sinsentido y estamos dispuestos a abandonarlas. No es de extrañar que en el fondo de sí mismo, el Colgado sonría y baile, lleno de una nueva alegría. Este desenlace feliz vendrá, si así debe ser”

Jung vio la situación representada en el Colgado como una invitación a profundizar en dimensiones desconocidas del ser; como un reto más que como un castigo. Dijo sobre esto: «El inconsciente siempre trata de producir una situación imposible para forzar al individuo a que exteriorice lo mejor de sí mismo. Si uno no lo intenta nunca, no se completa, no se realiza. Se requiere una situación imposible, donde uno tenga que renunciar a su propia voluntad y a su propio conocimiento, y no hacer nada más que confiar en el poder impersonal del crecimiento y del desarrollo.»

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: