Skip to content

Políticos: El cuento de los malos padres

31 julio, 2011

Nuestros políticos son nuestros administradores. Ni más ni menos, ni menos ni más.

  • ¿Qué significa ser un administrador,ra?

Según el diccionario, “Persona que administra y tiene a su cargo determinados bienes, negocios o intereses AJENOS”

  • ¿Y qué dice el Código Civil de la gestión de negocios ajenos?

 El administrador debe desempeñar su encargo con toda la diligencia de un buen padre de familia, e indemnizar los perjuicios que por su culpa o negligencia se irroguen al dueño de los bienes o negocios que gestione.

¿Buen padre de familia ?

Para ser padre o madre no se exigen características especiales, lo puede ser en principio cualquiera.

Para ser político, tampoco.

Resulta sorprendente el manifiesto del asesino noruego sobre la relación con su padre al que no vé desde que tenía 15 años:  “Tiene 4 hijos pero ha cortado cualquier contacto con cada uno de ellos. Así que está claro de quién es la culpa”. “Intenté contactar con él hace cinco años pero me dijo que no estaba mentalmente preparado para el encuentro“. 

 

No es que esté culpando al padre de las atrocidades del hijo, porque de muy malos padres pueden salir hijos estupendos que superen cualquier tipo de trauma (y viceversa), pero es que el señor era… ¡Diplomático!, es decir, representaba a todo un país, Noruega, con la responsabilidad de“promover las relaciones amistosas entre ambos estados y fomentar su crecimiento económico, cultural y científico”  y si también había Consulado, “Velará por la  seguridad e integridad de los ciudadanos de su país en el país extranjero”

Y sin embargo, éste ciudadano, que asumió tan alta responsabilidad pública, como padre sólo dice que …no se siente mentalmente preparado para ser padre (aunque tuvo cuatro)  

Patria Potestad

 “Los hijos deben obedecer a sus padres mientras estén bajo su potestad y respetarles siempre”

Esto en democracia, podemos traducirlo como el respeto debido a  la Constitución y a las Instituciones

Pero los hijos no solo tienen obligaciones, también derechos:

 “La patria potestad se ejercerá siempre en beneficio de los hijos, de acuerdo con su personalidad, y con respeto a su integridad física y psicológica.
Esta potestad comprende los siguientes deberes y facultades:
1.º Velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.
2.º Representarlos y administrar sus bienes.
Si los hijos tuvieren suficiente juicio deberán ser oídos siempre antes de adoptar decisiones que les afecten.”

Pero esto no siempre fue así.

En el Derecho Romano, la figura del Pater Familias representaba todo el Poder y toda la Autoridad:

Poder de vida o muerte sobre sus hijos, su esposa y sus esclavos, que “estaban bajo su mano”. Por ley, en cualquier circunstancia, su palabra era absoluta y final. Toda la propiedad adquirida por un hijo, era adquirida a cuenta de su padre, y él, no ellos, tenía la autoridad última para disponer de ella.

¿No se estarán confundiendo los políticos varios siglos con el concepto de un buen padre de familia? 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: